27 junio 2013

10 claves de identidad en los "social media"

Los medios sociales son grandes plazas públicas. A partir de 2003, hace ya más de 10 años, empezaron a tener audiencias “masivas”. 
En los "social media" se dicen tonterías e incluso hay gente que se inicia en conductas peligrosas. Pero también reflejan la sed humana de vínculos con otras personas, de amistad, cercanía y comunidad. A la vez, a veces son simplemente vanidad o narcisismo. Es un mundo de paradojas. De momento, ahí van 10 ideas sobre la identidad para orientarnos en el mapa de los "social media": 

1. Diferenciación. Hay que evitar el “síndrome Bourne”, el del que ya no sabe quién es. No debemos hablar de todo o dedicarnos a cualquier cosa. Es necesario apostar por un perfil, por ser el tipo de persona que decimos ser. La diferenciación y la consistencia son vitales.

2. Aprender de los que destacan. Hay que hacer un poco de benchmarking, estudiar la actividad en redes sociales de marcas que lo hacen bien como Coca-Cola, Starbucks o Volkswagen, entre otras.

3. Contar hasta 10. Es necesario formarse, reflexionar y tener sentido de la medida. La adicción a la conexión y a la “popularidad” nos hace ineficaces e improductivos. Lo importante no es cuántos nos siguen, sino a cuántos podemos ayudar. Tener seguidores está bien, pero tener credibilidad y autoridad es aún mejor. 

4. No abandonarlos. "Construir una audiencia" es tarea que no se improvisa. Por eso, hay que estar en los "social media" con constancia. No conviene ser "omnipresente" en unos momentos y desaparecer en otros. No hay que estar generando contenido continuamente, pero el silencio prolongado es letal. Para contar en "los momentos de la verdad" hay que estar presentes en el día a día.

5. Usar fuentes de información excelentes. Es necesario buscar fuentes que sirvan de inspiración y aporten valor. La comunicación no es cuestión de medios, es cuestión de tener cosas que decir. Para lograrlo necesitamos buenas fuentes.

6. Darse prisa...Es verdad que hay que contar hasta 10 y no conviene improvisar. Pero en entornos digitales la velocidad y la oportunidad son cruciales. Hay ciclos de noticias, conversaciones en marcha que debemos atender. La “vida” de un post en Facebook es de 80 minutos. En Twitter, el 95% de los RT ocurren 60 minutos después de publicar. Las noticias sólo son noticias hoy. Los mensajes y los públicos tienen su momento.

7. Revolución de la sonrisa y la amabilidad. Tu timeline debe ser impecable. Hay que cuidar la calidad y evitar convertirse en spamers o trolls. Somos lo que decimos y hacemos; somos nuestro perfil. Es bueno preguntarse: ¿Aporto luz, comprensión o conocimiento? ¿Es una ayuda lo que digo? ¿Voy a arrancar alguna sonrisa? ¿Ayudo a pensar? Y recuerda: no estás en contra, estás a favor...

8. Elegir fotos y vídeo de primera. Es una civilización donde manda lo visual. Hay que recuperar la palabra y el pensamiento, pero sin imágenes no se comunica. Además de buenos textos, es necesario encontrar imágenes relevantes.

9. Comunicar hacia fuera es comunicar hacia dentro. Los medios sociales ayudan a la “comunicación interna”. Sirven para apoyarse y sostenerse mutuamente, de modo que todos se sepan parte de una tradición, de un equipo. Los medios sociales entusiasman, provocan movimientos y llevan a la acción offline. A lo mejor somos capaces de ilusionar, movilizar energías que estaban dormidas.

10. Puntos de partida, no puntos de llegada. Son medios poderosos, pero sólo medios. No son un fin en sí mismas. Son solo el comienzo. En realidad, no son lo importante; lo importante es comunicar con los públicos, aportando sentido, significado y relevancia. 

MÁS EN:
http://www.unav.es/nuestrotiempo/temas/las-nuevas-redes-sociales-moda-o-revolucion
http://www.unav.es/fcom/comunicacionysociedad/es/articulo.php?art_id=378