05 septiembre 2012

La era de la responsabilidad

En la “era de la transparencia” los efectos de la mala conducta o la falta de previsión resultan demoledores. Se hace necesario pensar sobre externalidades: factores externos que cambian las reglas del juego; crisis o efectos producidos por la propia actividad de las empresas o instituciones.
Muchos consideran que deben contribuir a "mejorar el mundo" y las empresas traducen esa idea en iniciativas de lo que se da en llamar responsabilidad social corporativa (RSC). Pero en ocasiones falta sentido estratégico o se considera la responsabilidad social como cuestión “cosmética”, en el peor sentido de la palabra.
En el caso de los medios, lo primero que tienen en cuenta lectores y espectadores es su obligación de decir la verdad y construir una comunidad mejor. Para una industria donde el mercado es necesario (pero no suficiente), la responsabilidad social es todo un elemento de innovación.