21 febrero 2012

La "tradición" no es una estrategia


El Washington Post es toda una institución: el diario de Katharine Graham, Ben Bradlee, Woodward y Bernstein, con una historia que se remonta a 1877. Ahora debe mantener su legado e identidad, a la vez que intenta brillar en el universo online. Es el reto de Marcus Brauchli, el primer editor en 70 años que viene de fuera del Post (en este caso, del Wall Street Journal).
Brauchli no quiere ser "rehén del pasado", aunque sea un pasado glorioso. Desde luego, la "tradición" no es una estrategia. Ante el descenso de sus ingresos, el Post protagoniza una de las transformaciones más observadas en la industria de los medios. Los editores analizan métricas "online" y tratan de aprender de competidores tan innovadores como Politico o el Huffington Post.
Los directivos del Post hablan ahora con frecuencia de usuarios únicos, páginas vistas o posicionamiento en Google. ¿Cómo mantener la fidelidad a la identidad y los estándares de calidad, a la vez que se fomenta una cultura digital y emprendedora? Por otro lado, el futuro del Post pasa, también en la red, por ofrecer contenidos que no se puedan sustituir fácilmente. Como los que hicieron grande el diario.
El New York Times (2 de febrero) analiza los dilemas de Brauchli y su equipo, que son, en el fondo, los dilemas de un medio en transición. Un caso interesante para analizar y estudiar.

MÁS EN:
http://www.nytimes.com/2012/02/12/business/media/the-washington-post-recast-for-a-digital-future.html