14 junio 2011

El buen comportamiento tiene premio

Podría parecer que las acciones de responsabilidad social en las empresas son "armas tácticas" para lavar malas conciencias o trucos de relaciones públicas para evitar la presión de reguladores o activistas.
En realidad, la responsabilidad social es parte imprescindible de la gestión. Más aún, las empresas responsables tienen empleados más motivados y mejores marcas. Suelen ser más innovadoras y atraen mejor el talento, porque son lugares más adecuados para trabajar. Son capaces de establecer relaciones duraderas con su comunidad. Como consecuencia de su reputación pueden tener mejor acceso a capitales. Y es que también los mercados recompensan el buen comportamiento y castigan la corrupción, que en la era de la transparencia termina descubriéndose. ¡Bienvenidos a la era de la responsabilidad!