04 junio 2014

¿Playa o montaña? ¿té o café? ¿SEO o PPC?

Diseñar una web y subirla a Internet es solo el primer paso de un largo camino cuyo último objetivo es lograr visibilidad y visitas.

Solo conseguiremos visitas si logramos posicionar la página adecuadamente en buscadores, fundamentalmente en Google, y para ello existen dos opciones: apostar por el SEO o recurrir al pago por clic.

El SEO o posicionamiento orgánico se basa, a grandes rasgos, en trabajar el contenido, la estructura, los enlaces, la presencia en redes y el código de la página para lograr posicionarse en las primeras posiciones dentro de los resultados de la búsqueda.

El PPC por su parte consiste en comprar espacio publicitario en los resultados de búsqueda mediante una lista de palabras clave, gestionadas por medio de un sistema de pujas. La plataforma de Google es la archiconocida y poderosa Google Adwords.

¿Cuál de las dos opciones es la mejor? El PPC suele utilizarse en estrategias de venta más dura y directa, mientras que el SEO es más adecuado para páginas informativas o de contenido no tan comercial.

Para la mayoría de páginas lo más efectivo sería combinar ambas opciones, teniendo en cuenta los siguientes factores:
- El SEO genera un porcentaje de clics hasta cuatro veces superior al PPC.
- Google modifica periódicamente los algoritmos que rigen el orden de sus resultados, lo que afecta drásticamente al SEO.
- Con el PPC se pierde toda la inversión de los clics que no generan ventas finales.
- El PPC es inmediato y cortoplacista, mientras que el SEO conlleva un trabajo constante para lograr resultados a medio y largo plazo.


Más información: