01 noviembre 2011

Políticos que no escuchan

Se acercan las elecciones del 20 de noviembre en medio de una profunda crisis ética, económica y política. La falta de capacidad para encontrar soluciones de los políticos sigue produciendo desencanto. El uso de procedimientos ya desechados en la comunicación comercial (donde ya se sabe que el mercado no es un juego de suma cero sino más bien un conjunto de “océanos azules”) ha llevado a un afán de lograr resultados a cualquier precio que, en cierto modo, desfigura la naturaleza de su misión. El único objetivo es ganar. No aprendemos la lección: seguimos hablando de quién va a mandar y no de cómo resolver la crisis.
Los políticos se ocupan sólo de las citas electorales y olvidan totalmente la necesidad de consenso y acuerdo en temas fundamentales. ¿Se imaginan un comercio que piense en sus clientes cada cuatro años o una institución caritativa que deje de funcionar unos meses?
La ciudadanía está apática: el circo electoral provoca sensación de déja vu. Tener estrategias de comunicación y usar redes sociales puede ser necesario, pero, desde luego, no es suficiente. Comunicar con los ciudadanos es acercarse a ellos, conocer sus problemas y resolverlos.
Los problemas están ahí (más de cinco millones de parados, por ejemplo). ¿Qué soluciones ofrecen los políticos y sus "asesores" de comunicación? Hoy ya sabemos que sin valores ni la economía, ni la política, ni la comunicación pueden funcionar.

MAS EN:
http://www.elpais.com/articulo/economia/22/millones/paro/dobla/era/Zapatero/elpepueco/20111029elpepueco_1/Tes