02 agosto 2011

Rupert Murdoch o el "líder agresivo"






Murdoch era un líder agresivo, con grandes fortalezas y grandes debilidades. En cierto modo, todos conocemos líderes así. Sus credenciales suelen ser impecables, y obtienen grandes resultados.
Los logros de Murdoch fueron impresionantes, desde sus comienzos en Australia hasta el lanzamiento del Sun y BSkyB en el Reino Unido; la compra de 20th Century Fox y el New York Post; la creación de Fox y Fox News, y la adquisición del Wall Street Journal. Sus aciertos fueron mucho más numerosos que sus fallos.
Pero Murdoch basó el crecimiento de su imperio mediático en la agresión verbal y las "guerras de precios", por eso sus competidores han reaccionado con virulencia, y carece de aliados. Murdoch siempre estaba al ataque: la competencia debía ser destruida sin piedad. Como decía The Economist el 14 de julio, “sus directivos a veces parecen inspirarse en Maquiavelo o en Ricardo III”.
Ganar y conseguir resultados no es algo que se deba conseguir a cualquier precio. La eficacia es fundamental para un líder, pero la humanidad también lo es. Y sin humanidad, hasta los más "eficaces" se vuelven improductivos...

MÁS EN:
http://www.economist.com/node/18986490