09 mayo 2011

Superar la era de la propaganda

Decíamos hace unos días que se aprecian en las maquinarias políticas tradicionales indicios de incapacidad para movilizar al electorado. En cambio, un grupo de ciudadanos que conecte con bloggers influyentes, logran difusión a través de Facebook, Twitter o YouTube, consiguen cobertura en los medios tradicionales y tiene oportunidades de hacerse oír. Son formas de asociación política más cercanas (todos podemos ser emisores), que ahora están potenciadas con las tecnologías de la comunicación y las redes sociales.
La web ha cambiado las reglas: ahora se puede comunicar directamente con el público. Hemos ido superando la era de la interrupción. Queremos autenticidad y participación, no propaganda. Los políticos tienen la oportunidad de involucrar a los ciudadanos. ¿Estaremos más cerca de una “democracia directa”?
Parece que las acciones unidireccionales centradas en el universo estrecho de los propios partidos y sus “estrategias electorales” (o, peor aún, del ego de los candidatos) ya no interesan al gran público. Ha llegado la hora de la conversación. ¿Están la clase política y los “asesores” de comunicación preparados?