04 mayo 2011

Políticos que no escuchan...ni comunican

La cercanía de citas electorales como las de Perú y España pone las campañas políticas en primer plano. En general, la falta de capacidad para encontrar soluciones produce desencanto en la ciudadanía. El uso de procedimientos ya desechados en la comunicación comercial (donde ya se sabe que el mercado no es un juego de suma cero sino más bien un conjunto de “océanos azules”) ha llevado a un afán de lograr resultados a cualquier precio que, en cierto modo, desfigura la naturaleza de su misión. El único objetivo es ganar, arrebatar “cuota de mercado” a la "competencia".
Esta lógica hace que los políticos se ocupen sólo de las citas electorales. ¿Se imaginan un comercio que piense en sus clientes cada cuatro años o una institución caritativa que deje de funcionar unos meses?
La ciudadanía parece apática: el circo electoral provoca sensación de déja vu. ¿Cómo movilizarla? Tener estrategias de comunicación y usar redes sociales puede ser necesario, pero, desde luego, no es suficiente. Comunicar con los ciudadanos es acercarse a ellos, conocer sus problemas y resolverlos.
Curiosamente, uno de los lugares donde los “estrategas” políticos podrían encontrar inspiración es en la comunicación comercial. Las grandes marcas no sólo ofrecen productos, sino, sobre todo, soluciones, dialogando con sus públicos. Los problemas están ahí (21,2% de paro en España, por ejemplo). ¿Qué soluciones ofrece la clase política? Continuaremos…