19 mayo 2011

¿Por qué no esperas un poco?

Vivimos unos años de gratificación instantánea. Estamos a un sólo de click de cualquier cosa, y hemos perdido la capacidad de esperar, nos volvemos impulsivos y olvidamos la necesidad de reflexión. Frente a eso, el movimiento "slow communication" propone "echar el freno" y pensar las cosas más despacio.
En este contexto profesional cobran fuerza los hábitos de concentración y pensamiento. Es importante llegar antes, pero hay que llegar bien y, si puede ser, sin errores. Por eso, nos atrevemos a sugerir algunas prácticas que nos ayudan:

1. Escribe mails en borrador, déjalos dormir y no los envíes hasta mañana
2. Programa los posts de tu blog para incrementar las posibilidades de repasarlos
3. Piensa si podrías mejorar ese "tuit" escribiéndolo aparte y dándole otra vuelta

¿Por qué no esperas un poco? Tus mensajes ganarán fuerza y profundidad. Vamos que, como se dice, es bueno contar hasta diez...