21 marzo 2011

Por favor, no me llames

Llamar por teléfono ha dejado de estar de moda; al menos, en el mundo de los negocios. Así lo explica Pamela Paul en uno de los artículos más leídos este fin de semana en el el New York Times.
En los últimos 5 años, según Nielsen, los adultos han dejado de usar el teléfono, tanto fijo como móvil, en favor de los SMS, el email o la mensajería instantánea. Una tendencia al alza, ya que las previsiones apuntan que en tres años el gasto en texto superará al de voz.
Como anticipaba desde hace años Judith Martin (www.missmanners.com), el teléfono ha pasado a ser considerado intrusivo, interruptivo, poco amable. Y las conversaciones han pasado a ser más enfocadas, concertadas previamente o reducidas al ámbito familiar.
Una manifestación más de la cultura 2.0 que llega con las nuevas tecnologías y que afecta nuestra forma de trabajar y nuestra productividad.
MÁS EN: