11 octubre 2010

Por qué (en el fondo) nos encantan las reuniones

Ron Askhenas habla sobre reuniones (5 de octubre). La mayoría de los directivos considera el exceso de reuniones como una rémora para la productividad. Por eso se piensa sobre la "gestión de reuniones". Las reglas básicas son conocidas: decir claramente qué se quiere conseguir; convocar las personas adecuadas; enviar material de trabajo previo; tener una agenda y seguirla disciplinadamente; enviar las conclusiones, con las decisiones y acciones clave.
Sorprendentemente, casi nadie cumple las normas: seguimos quejándonos sobre las reuniones, pero seguimos convocándolas y dirigiéndolas igual de mal. Para Askhenas, en el fondo nos gustan las reuniones. Hay motivos. Reunirse fomenta la interacción social: a nadie la gusta trabajar solo y todos quieren ser parte de una comunidad. Nos mantenemos informados, recibiendo noticias sobre otras áreas de la organización. Con frecuencia, las reuniones aportan "status", porque pensamos que se valora nuestra opinión y tomamos parte en las decisiones.
Las reuniones siempre vuelven...Quejarnos de que son demasiadas e improductivas no mejorará las cosas. Para seguir pensando.
MÁS EN:
http://blogs.hbr.org/ashkenas/2010/10/why-we-secretly-love-meetings.html