22 octubre 2010

Contesta, ¡por favor!

Tony Schwartz habla del e-mail, una excelente herramienta de comunicación. Hay quién se siente abrumado e inundado de mensajes, y podría parecer que la solución pasa por ignorarlos. Pero no. No es cuestión de tiempo, porque hay personas que responden siempre. El verdadero reto es evitar ser prisioneros del e-mail, a la vez que se contesta en un plazo de tiempo razonable. La buena educación y el respeto piden respuesta (como en la vida "offline", por cierto). En un mundo en que queremos todo ya, no podemos sacrificar las buenas maneras. Es otra manera de hacer de nuestro trabajo un lugar civilizado.
MÁS EN: