13 julio 2009

Un armario sin fondo

La iniciativa parte de Singapur y se llama Closet Infinit. La idea, muy en la línea del modelo de servicios participativos de Manzoni que comentábamos recientemente en el blog. En el nuevo escenario global de continuo cambio y nomadismo, ¿para qué comprar y poseer, cuando se puede pedir prestado e innovar el look continuamente? El site, que de momento está operativo sólo en Singapur, funciona de la siguiente manera: uno da de alta sus "modelos listos para prestar", junto a una foto, una descripción de la prenda, el lugar y fecha de compra y el coste. Aceptada la propuesta, el cliente pasa a ser miembro del club durante 6 meses, en los que puede alquilar prendas gratuitamente, por un plazo de 3-5 días. Por un coste añadido de 6,50SGD (3euros aprox), el servicio incluye envio y recogida de la ropa, además del servicio de limpieza. Un ejemplo de esa tendencia a la ligereza y de cómo el gusto por cambiar prevalece por el de poseer.
MÁS EN:
http://springwise.com/weekly/2009-07-08.htm#closetinfinite