13 agosto 2013

Las redes, ¿amigas o enemigas del lenguaje?

Las redes sociales han afectado de una manera determinante a la comunicación entre las personas.

Los mensajes se han multiplicado exponencialmente, los emisores han dejado de ser solo periodistas y personas públicas y, en este entorno, la inmediatez y la espontaneidad parecen primar sobre cuestiones como el cuidado de la ortografía y la gramática.

Algunas de las faltas que se cometen de manera más habitual en los nuevos medios son la confusión de letras -¿a quién se le ocurrió colocar la v y la b juntas en el teclado?-, el mal uso de mayúsculas, minúsculas y signos de puntuación, y el reemplazo o la supresión de letras, bien por error o por ahorrar caracteres.

El Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa tiene una visión negativa de esta situación, que califica de la siguiente manera: “El internet ha acabado con la gramática, ha liquidado la gramática. De modo que se vive una especie de barbarie sintáctica”.

Por el contrario José Manuel Blecua, director de la RAE, ve con buenos ojos a los nuevos medios, pues han conllevado la multiplicación de los emisores de habla hispana, aunque lamenta que la tecnología genere cambios en el lenguaje mucho más rápido que la propia Academia.

Desde la Fundación del Español Urgente —Fundéu BBVA— se realiza un gran esfuerzo por que periodistas y usuarios de las redes hagamos un uso correcto y adecuado del lenguaje en ellas. ¿Lo conseguirán?

Más en:
http://www.fundeu.es/
http://www.rae.es/rae/gestores/gespub000011.nsf/voTodosporId/CE9625CB733F2067C1257A7F00329317?OpenDocument