10 octubre 2012

Periodismo con valor añadido

El futuro del periodismo pasa por crear valor, como ha recordado Picard. En general, los periodistas no saben cosas que no sabe nadie más. El valor del periodismo no deriva de su propio conocimiento, sino de su difusión a otros. El valor lo generan el acceso a las mejores fuentes, la determinación de la relevancia de la información y su expresión brillante y eficaz.
Muchos periodistas comparten las mismas capacidades, dan el mismo enfoque a los textos, acuden a las mismas fuentes, hacen preguntas similares y escriben artículos con temas parecidos. El resultado es cada vez más de lo mismo. 
Por eso, lo que sucede en algunos diarios parece la crónica de una muerte anunciada. Se pueden sustituir con facilidad, carecen de diferenciación, dan las noticias de ayer o se han deslizado hacia contenidos de entretenimiento que son más aptos para otros medios.
El periodismo debe aportar el valor suficiente para que los públicos paguen precios razonables. Y para que el público pague es necesario ofrecer algo mejor que lo que ya está disponible gratis: informaciones que no son accesibles por otras vías, más útiles y relevantes; conocimientos que sirvan para valorar las noticias y contribuir a la comprensión de su importancia en el contexto actual.
La clave no está sólo en pasar a la web, a Twitter o Facebook, al iPad o el Kindle; lo esencial es elaborar contenidos memorables. Se trata de cambiar, pero sin perder de vista lo esencial. Publicar más de lo mismo no resolverá los problemas. La meta es noble como pocas: el buen periodismo y sus valores no tienen sustitutos.