22 octubre 2012

Las 3 lecciones del salto de RedBull

Hace ya casi una semana que Felix Baumgartner saltó desde 39 kilómetros de la tierra, patrocinado por RedBull, para batir tres récords del mundo y conseguir una notoriedad sin precedentes para la marca. Un evento difícilmente imitable, pero del que se desprenden algunas reflexiones útiles para los profesionales de la comunicación y el márketing:

1. LAS HISTORIAS FUNCIONAN. Y cuando más auténticas y detalladas, mejor. Así lo demuestra tanto la cobertura como la preparación y el seguimiento del salto. Con protagonistas, precedentes, crisis, riesgo, etc. No es fácil encontrar historias tan buenas, y contarlas tan bien. RedBull está cada vez mejor preparado para hacerlo e invirtiendo decididamente en el sector de la comunicación. 
2. LAS EMPRESAS SE CONVIERTEN EN MEDIOS. A través de redbullstratos.com
el perfil en Facebook de Baumgartner, su canal en YouTube, sus propios medios digitales... Red Bull ha retransmitido en el evento en directo, sin intermediarios, a audiencias millonarias. Algo que, a través de los medios sociales, está hoy en día al alcance de cualquier marca. 
3. LOS EVENTOS MAGNETIZAN LAS AUDIENCIAS y atraen a los medios tradicionales.  Quizá el salto de Baumgartner sea el anuncio más largo de la historia: un spot de más de dos horas visto en directo por una audiencia millonaria. Un claro respaldo al brand content o al márketing de contenidos, que va comiendo terreno, poco a poco, a la publicidad tradicional. 

Quedan también algunas preguntas por resolver, como cuál ha sido para RedBull el coste de la operación, o el retorno que ha conseguido; una información que la empresa ha preferido no compartir. O, también, qué hubiese pasado si la hazaña hubiese acabado en tragedia. 
De lo que nadie duda es de que RedBull ha convertido a Baumgartner un personaje famoso, y a su propia marca en una referencia mundial. 



MÁS EN: