09 diciembre 2011

Un "startup" con 220 años de antigüedad

King Arthur Flour es una repostería de Norwich, Vermont, fundada...¡en 1790! Desde luego, los empleados no parecen geeks de la informática y las TIC. Pero esta empresa de artesanía local tiene la mentalidad del "startup": utiliza la red para compartir la pasión por los dulces que produce. King Arthur Flour difunde el entusiasmo por la tradición pastelera e inspira a los reposteros para que prueben productos, procesos de elaboración y recetas.
La red no sólo proporciona oportunidades de innovar a los más grandes: también los especialistas locales tienen la oportunidad de "globalizar" su negocio y crear comunidades con colegas a nivel mundial.
La historia de King Arthur Flour también te recuerda la importancia de conservar la mentalidad del emprendedor y el innovador, aunque se tengan más de 220 años de vida.
MÁS EN: