19 agosto 2010

Contra los retrasos, fechas límite... intermedias

Nicholas Carr escribó en 2001 sobre retrasos y fechas límites. La situación que describe es típica: se asigna una tarea a un equipo, se establece fecha tope y se espera. Unos días después de la fecha tope, el equipo presenta su trabajo, que es apresurado y lleno de omisiones y errores. El jefe, un poco molesto, se plantea si la fecha límite se consideraba el final del proyecto, o su principio.
Los retrasos y la pereza son la causa principal de ineficacia y mala calidad en el trabajo. ¿Se puede hacer algo? La investigación demuestra que el modo en que se establecen fechas límite tiene grandes efectos. El peor rendimiento corresponde a los proyectos que tienen una sola fecha límite. El mejor, a los que tienen varias fechas intermedias antes del final. Si quieres un trabajo bien hecho a tiempo, establece una serie de fechas límite, y no sólo una.
MÁS EN:
http://hbr.org/2001/10/curbing-the-procrastination-instinct/ar/1