18 abril 2013

Innovar, sin medios para innovar

Gracias a Gonzalo Alzueta descubrí ayer un excelente vídeo de Simon Sinek, incluido abajo, en el que se descubre el modo en que los buenos líderes mueven a la acción.
Para ilustrar sus ideas, Sinek recurre una historia sobre cómo innovar sin medios o, más bien, sobre cómo los medios no son necesariamente garantía para innovar: compara dos equipos; uno de ellos con dinero, talento y recursos abundantes; otro sin dinero, con poca gente, sin apenas preparación, y con recursos claramente escasos. Los dos con el mismo objetivo: poner en vuelo el primer avión de la historia.
El primero era el liderado por Samuel Pierpont Langley, un investigador oficial del Gobierno de Estados Unidos, con abundancia de dinero y acceso al mejor talento; el segundo, el que componían los hermanos Wright y sus amigos, un grupo improvisado de entusiastas que perseguían un sueño y, que sorprendentemente, fueron los que pusieron el primer avión en vuelo.
Para Sinek, la innovación no consiste tanto en abundancia de recursos como en capacidad para soñar; en tener un motivo, un sueño, un propósito... para compartir, pelear y sudar.
Un asunto, el equilibrio entre recursos y motivación, que siempre ha dado mucho que hablar en el ámbito de la creatividad. Si quieres escuchar cómo lo cuenta en propio Sinek, lo puedes ver tú mismo en el vídeo de abajo, a partir del minuto 8.15. Te dará que pensar.



MÁS EN:
http://youtu.be/qp0HIF3SfI4