18 febrero 2013

La mejor versión del periodismo

¿Contribuye la crisis económica de muchos medios a que los contenidos toquen fondo? En una industria casi arruinada, medios de todos los colores y tendencias parecen desesperados por lograr lectores a cualquier precio. Los estándares de calidad se desploman. Y aunque se supone que la meta es lograr la atención, los públicos continúan su huida. ¿Hay alternativas a este círculo vicioso?
Pensamos que sí. Siempre hay hueco para el periodismo de calidad: el que dice qué es importante, el que sirve al bien común, el que aporta fuentes con especial valor y ayuda a seleccionar…La transición digital y móvil o los problemas económicos no cambian lo esencial: la necesidad de contenido memorable.
Por el contrario, el periodismo que repite noticias de ayer, que se lanza en pos del entretenimiento, difunde propaganda o busca el mínimo común denominador es fácilmente sustituible. Ese periodismo está seriamente en peligro: la crisis y la transición digital y móvil acelerarán su declive. En cambio, el buen periodismo tiene nuevas oportunidades: puede llegar a nuevos públicos, a audiencias que se mueven. Los desafíos de la sociedad y la cultura piden la mejor versión del periodismo: la que no tiene sustitutos.