20 octubre 2011

El "poder de los sin poder"

Seguimos hablando de algunas "revoluciones" (casi todas pacíficas, por cierto). El cansancio de las maquinarias políticas y financieras tradicionales parece evidente. Todavía estamos cerca de los hechos, pero quizá no esté de más recordar la conjunción de acontecimientos variados con el protagonismo de Facebook, Twitter, los teléfonos "inteligentes" y los blogs:


1. Las "revoluciones de colores" en Ucrania y Georgia y "del cedro" en Líbano
2. La crisis financiera de 2008 (Inside Job) y el caso Strauss-Kahn (el presidente de la mayor entidad global de regulación de la economía)
3. Las protestas ciudadanas en Islandia contra los banqueros ante la bancarrota del país
4. La emergencia de los tea parties
5. La "revolución de los jazmines" en Túnez y la de la Plaza Tahrir en Egipto, en lo que se da en llamar "primavera árabe", acompañada por "movimientos" en todo el Norte de Africa y Oriente Medio, desde Libia a Bahrein, pasando por Yemen y Siria
7. Las movilizaciones masivas organizadas desde Facebook contra las FARC en Colombia
8. La reunión de más de millón y medio de jóvenes de todo el mundo para escuchar a Benedicto XVI en Madrid
9. Los disturbios de este verano en Londres y otras ciudades inglesas donde grupos de jóvenes con Blackberrys pusieron durante horas en jaque a Scotland Yard
10. Las manifestaciones y acampadas desde la Plaza del Sol a Wall Street y la globalización del movimiento de los "indignados" el 15 de octubre



¿Qué está pasando? Cada movimiento es distinto, pero existen puntos en común. El "poder de los sin poder", de los "rebeldes" y los descontentos, "armados" por medios sociales y otras tecnologías es cada día mayor. Ante la falta de recursos morales, se difunde el malestar. La clase política y financiera tiene problemas graves y las cosas necesariamente van a cambiar (de hecho la crisis puede tener una interesante función de corrección de excesos). Si la política no se basa en la justicia cada día será menos relevante.
Todavía hay más preguntas que respuestas, pero seguimos investigando estos movimientos ciudadanos, que, en líneas generales, son una buena noticia para la sociedad civil.
De todas maneras, protestar no es suficiente. Ha llegado la hora de las propuestas concretas, de mejorar personalmente, trabajar más y dejar de echar la culpa "al sistema". Si tienes ideas y quieres cambiar el mundo, defiéndelas. Los políticos no lo harán por ti.





MÁS EN:
http://www.elpais.com/articulo/cultura/15-M/emocional/le/falta/pensamiento/elpepucul/20111017elpepicul_1/Tes
http://www.fastcompany.com/1785918/the-inside-story-of-occupy-wall-street
http://www.unav.es/nuestrotiempo/temas/tea-parties-politica-al-margen-de-los-partidos
http://c4etrends.blogspot.com/2011/06/honestidad-transparencia-y-austeridad.html
http://c4etrends.blogspot.com/2011/08/350000-amigos-en-las-redes-sociales.html