01 marzo 2011

¿Podemos declarar nuestro e-mail en bancarrota?

Robert Sutton escribe en Fast Company sobre la gestión del tiempo en el e-mail. Sutton dice que podríamos considerar la opción de declarar el mail en bancarrota para empezar con el contador a cero, como una empresa que ya no puede devolver sus deudas.
Sutton explica que dejar de contestar los mails que recibe no le gusta (especialmente si son de lectores). Pero la avalancha de solicitudes y la falta de tiempo para responderlas bien sin descuidar otras obligaciones profesionales, le lleva a plantear soluciones extremas. También propone estar 72 horas sin conectarse al mail para avanzar en otras cosas.
¿Cómo lo veis? ¿No necesitaremos también empezar de nuevo o desconectar un poco?
MÁS EN:
http://www.fastcompany.com/1732623/what-s-the-real-deal-with-angellist