28 marzo 2011

Paradojas de la comunicación digital (VII): Desconectar para conectar

Estamos permanentemente conectados, “always on”, en el móvil, en Twitter o Facebook, en el e-mail. Necesitamos estar en la red para acompañar a amigos y familiares, o mantener el contacto con las redes profesionales. No podemos dejar de contestar a los mails ni dejar de estar pendientes del teléfono.
Pero la conexión permanente también genera inquietud, y parece que se desmoronan las fronteras tradicionales (y necesarias) entre vida profesional y vida familiar y amistad. A la vez, surgen movimientos que proponen la “desconexión” y un estilo de vida más “slow”, que permita aprovechar mejor los mensajes y contenidos, encontrando verdaderos espacios de amistad y descanso, logrando desconectar para conectar.
Seguimos tratando estas paradojas en #paradojascomunicaciondigital.