23 diciembre 2008

Olvida las evaluaciones de desempeño

Si hay algo que resulta clave en las empresas creativas –y las publicitarias los son, o deberían serlo– es el talento; y para preservarlo y hacerlo crecer nada mejor que las evaluaciones de desempeño, que permiten identificar carencias, puntos de mejora y planes de crecimiento.
Sin embargo, un reciente monográfico del Wall Street Journal se dedica a demostrar justo lo contrario: que este tipo de evaluaciones dañan la motivación de los trabajadores, rara vez son objetivas y generalmente disuaden de lo verdaderamente importante: acompañar al empleado en el día a día, implicarle, escucharle, hacerle socio... Un interesante punto de contraste, excelentemente bien explicado, que ayuda a evitar los peligros de la excesiva sistematización de la dirección de personas.