06 marzo 2014

Mensajes de usar y tirar

Por primera vez en la historia resulta más difícil borrar un mensaje que grabarlo. Todo lo que hacemos en Internet se queda registrado, hasta límites algo abrumadores.
Lo que queremos es que nos graben menos y, quizá por eso, está creciendo tanto el número de aplicaciones en las que los mensajes, simplemente, se autodestruyen. Bien pensado, es lo más natural. Así sucede en una conversación normal: cuando hablas con un amigo, haces una pregunta o pides una pizza por teléfono.
De hecho, ahí radica precisamente el éxito de Snapchat, la popular aplicación para compartir texto e imágenes en la que los mensajes no se graban; se ven y... desaparecen. Un fenómeno recientemente denominado ephimeral messaging al que cada vez se suman más apps, como confide, wickr, blink, frankly...
Aplicaciones de mensajería, para compartir texto e imágenes, que vienen a secundar una necesidad latente que, sorprendentemente, acabamos de descubrir: el derecho a que no todo quede registrado.
Algo que parece tener mucho futuro y que podría dar al traste con una de las más importantes promesas del socialmedia marketing: la capacidad de saberlo todo sobre los consumidores.

















MÁS EN:
http://www.forbes.com/sites/parmyolson/2013/11/22/delete-by-default-why-more-snapchat-like-messaging-is-on-its-way/
http://ibnlive.in.com/news/confide-a-new-snapchatlike-app-launched-lets-users-send-messages-that-disappear-once-read/444287-11.html