22 octubre 2013

Empresas ágiles y flexibles


A veces instituciones y empresas que no van muy bien piensan que la solución pasa por reorganizarse y aumentar el número de personas dedicadas a la gestión, creando “nuevas capas” en su organigrama. Las agencias y medios de comunicación están entre las empresas que corren ese peligro.
Como explicó Leonardo Polo, todas las empresas producen algo. Si se produce poco o mal, las cosas no funcionan. Los directivos y sus organigramas pueden ser extraordinarios, pero la clave está en la gente que produce los contenidos. Sin el talento que elabora contenidos y productos únicos, las empresas terminan hundiéndose, por bien organizadas que estén.
Hay otra forma de dirigir: la que vela por los contenidos memorables y protege a las personas que pueden hacerlos. Empresas ágiles y flexibles en las que fluye la vida, el talento y la creatividad. Empresas con más cultura, compromiso y calidad humana, no con más estructura y jerarquía. Las que necesitamos para preservar entornos creativos. Las que son capaces de grandes cambios. Ha llegado la hora de "adelgazar".