16 septiembre 2013

Tercera Edad, Primera División

Este verano IKEA ha lanzado su campaña "Empieza algo nuevo" en la que el protagonismo metafórico recae sobre una silla plegable y el protagonismo visible es para una persona mayor.

Personalmente, lo que más me interesa del spot es el protagonista. Este hombre, al ver que no tiene sitio en su banco habitual, se busca la vida. Esta forma de presentar a una persona mayor me gustó. Me pareció muy coherente, no sólo porque es algo que vemos a diario, sino porque acababa de leer un post "nadie se siente de su verdadera edad, y esto es especialmente cierto en los mayores de 65 años, con un 41% que afirma no sentirse de su edad". No he podido conseguir este dato referido a la población española, pero comparto otro extraído del informe "Las personas mayores en España" (IMSERSO): "a los 65 años a una persona aún le queda un 22 % de su vida por vivir".

¿Veremos en el corto plazo un cambio real, útil y activo de las marcas a la hora de relacionarse con los seniors como clientes y prescriptores? La realidad apunta a que merece la pena centrar esfuerzos en a) adaptarnos a los seniors según su autopercepción, y b) prestarles un verdadero servicio a la luz de los nuevos escenarios y relaciones que se plantean, especialmente motivados por su nuevo papel en el escenario social.

En los últimos meses hemos visto campañas como la de Cash Converter, "Living a Healthy Lifestyle" o "Born in 1928”, pero la credibilidad de un proyecto real se demuestra con hechos. El público más maduro no es fácilmente impresionable, valoran la amabilidad, el servicio, la escucha, la coherencia y, por muy jóvenes que se sienten, que alguien se adelante a abrirles la puerta.

MÁS EN:
http://envejecimiento.csic.es/documentos/documentos/enred-indicadoresbasicos13.pdf
http://www.imserso.es/