04 julio 2013

Smartphones: ¿fin de la fotografía profesional?

El pasado mes conocíamos que la cabecera estadounidense Chicago Sun Times despedía a su plantilla de treinta fotógrafos y los sustituía por iPhones; a cada redactor se le entregó un teléfono para que ellos mismos tomaran las instantáneas en el lugar donde iban a cubrir la noticia. Incluso, se les ofreció un curso de fotografía exprés para enseñarles algo de técnica. Aunque la idea es buena, para determinados acontecimientos, como los deportivos, la cámara de un teléfono se queda corta tal y como evidencia el siguiente hecho. Hace algunos días un equipo de Chicago se alzó vencedor de la Copa Stanley de Hockey. Pues bien, el Sun Times abrió la portada de su diario con una diminuta imagen del capitán del equipo portando el trofeo acompañado de un titular con una desmesurada tipografía para rellenar el resto de la página. Por su parte, otra de las cabeceras vecinas, el Chicago Tribune, abría con una imagen a toda plana digna de una victoria deportiva. Numerosas webs y diarios se han hecho eco de este hecho atribuyéndolo a la mala calidad de la fotografía tomada con un teléfono. Incluso, existe un blog llamado “Sun Times/Darktimes” donde se compraran las imágenes de este medio con las de otros para evidenciar la pérdida de calidad.
Pero también se está produciendo el fenómeno opuesto, ya que una fotografía realizada con por Nick Laham con un iPhone y retocada únicamente con Instagram ocupó la portada en papel de The New York Times con un retrato de un jugador de béisbol de los Yankees, Alex Rodríguez. Los smartphones y sus aplicaciones facilitan que cualquier usuario consiga excelentes resultados, pero ante grandes eventos dignos de recordar, como una victoria deportiva o un acontecimiento multitudinario, quizá el periodismo no esté listo para prescindir de los profesionales de la fotografía.

MÁS EN:
http://ecoteuve.eleconomista.es/ecoteuve/prensa/noticias/4872052/05/13/El-Chicago-SunTimes-despide-a-todos-su-departamento-de-fotografia.html
IMAGEN: Blog de Nick Laham