14 marzo 2013

Comunicación, comunión, comunidad

Comunicación, comunión, comunidad. Tres palabras que, juntas, dan mucho que pensar.
La comunicación nos une: gracias a los medios estamos más cerca. La relación social mejora y se favorece la comunión, como muestra la imagen de Miguel Ángel Buonarotti en la célebre Capilla Sixtina (que, por cierto, evoca inmediatamente la "comunicación digital"). La solidaridad que resulta del conocimiento mutuo aumenta la empatía, va disolviendo el anonimato y nos acerca al diálogo, al encuentro.
El "user-generated content", la “blogosfera”, los medios sociales y móviles o Whatsapp son nuevos episodios de huida del anonimato, de búsqueda de una comunicación que vaya más allá del mero "contacto", que nos aleje del individualismo y la soledad.
Los medios de comunicación son medios de relación. Los más interactivos tienden a imponerse a los más pasivos. La comunicación produce integración, no fractura; empatía, no alejamiento; diálogo, no anonimato; comunidad, no aislamiento. Las TIC no anulan la importancia de la comunión y la comunidad. Más bien sucede lo contrario: la potencian.