28 enero 2011

¿Cómo convertirse en imanes para el talento?

El talento es un bien escaso y los buenos directivos se preocupan por atraerlo (o retenerlo). ¿Cómo convertirse en imanes para el talento? Anthony Tjan dedica este post a desarrollar seis ideas en ese sentido:

1. Conocer a los mejores talentos cuando todavía no son necesarios. ¿Conoces a los mejores de la industria? ¿Puedes decir quiénes son?
2. Generar expectativas, ilusionando con la oportunidad de trabajar en la empresa: ¿por qué los mejores querrían trabajar aquí?
3. Atender no sólo sus capacidades intelectuales sino también sus emociones, valores, motivaciones, objetivos vitales...
4. Cultivar la relación con esas personas a lo largo del tiempo. No necesariamente están disponibles: suelen estar muy ocupados y las opciones que tienen son abundantes.
5. Crear las condiciones para que les vaya bien.
6. Actuar como guías y mentores. Un mentor da algo más que respuestas constructivas o consejos interesantes: está comprometido con el aprendizaje y los descubrimientos de las personas que orienta.

Ideas interesantes para crear el clima que permite que vengan los mejores...y se queden.
MÁS EN:
http://blogs.hbr.org/tjan/2011/01/the-six-habits-of-a-talent-mag.html