12 octubre 2010

Lo que no se puede medir

Tom Davenport (7 de octubre) escribe sobre el libro de uno de los grandes del aprendizaje, el talento y la creatividad, Robert Sternberg (1949), nuevo presidente de la Universidad de Oklahoma State. Sternberg critica el valor absoluto que se atribuye a lo cuantitativo, y la falta de énfasis en la sabiduría y la prudencia. Drucker acertó cuando escribió aquello de que “lo que se mide se gestiona”. Pero no dijo que no valiera la pena gestionar lo que no se puede medir. ¿Cuál es el "retorno de la inversión" de formar una familia? ¿Qué sucede con la satisfacción de servir a la comunidad o a la nación? ¿Es Google el único modo de estudiar la reputación? Hacemos bien en valorar los datos, pero no debemos olvidar la sabiduría y la prudencia, que la inundación de contenidos e informaciones están contribuyendo a revalorizar. Para seguir pensando.
MÁS EN:
http://www.insidehighered.com/news/2010/09/28/sternberg
http://blogs.hbr.org/davenport/2010/10/what_cant_be_measured.html