26 agosto 2009

¿Para qué queremos universidades?

Hoy día, la formación continuada se ha convertido en necesidad insustituible, para estar al día y mantener la competitividad; pero, paradójicamente, las universidades parecen cada vez menos necesarias: al menos así se podría deducir tras comprobar la gran cantidad de recursos de formación on-line: para todos, en todos los idiomas, de alta calidad, continuamente actualizados y... gratis. 
En un contexto donde saber es más fácil que nunca, el papel de los centros de formación cambia, que necesariamente tendrá que ganar en calidad y concentrarse hacer de la formación una experiencia única y transformadora. Porque, sorprendentemente, cuando más fácil es saber, más necesidad tenemos de que nos enseñen. 
MÁS EN: