10 diciembre 2013

Hacer sitio a la creatividad

De nuevo me he vuelto a topar con Make Space, el libro de Scott Doorley y Scott Witthoft sobre "how to set the stage for creative collaboration": el diseño de lugares para el trabajo creativo.
La referencia la he encontrado, en Creative Confidence, que dedica unas cuantas páginas a explicar cómo tiene que ser una oficina para que sea fácil trabajar y tener ideas. De sus recomendaciones, destacan las siguientes:

  • Mantén a la gente junta, pero no demasiado cerca. En espacios que faciliten la colaboración pero, también, donde sea posible el trabajo individual y un cierto nivel de privacidad. 
  • Ten en cuenta el sonido, y busca la "privacidad acústica". Los creativos son gente introvertida y, en ocasiones, también necesitan entorno tranquilos. 
  • Apuesta por la flexibilidad, aunque no en todos los lugares: hace falta poder cambiar de sitio, mover las mesas, reorganizar los equipos... pero garantizar que la fotocopiadora siempre está en el mismo lugar. 
  • Crea un entorno que transmita "permiso para experimentar": paredes donde escribir, espacios que se puedan ensuciar y romper, paneles para colgar ideas y pegar post-its

Son sólo algunas ideas, que plasman el aprendizaje obtenido por los autores tras cambiarse de oficina... cuatro veces en los últimos años. Un ejercicio, también, excelente para la creatividad.



MÁS EN:
http://dschool.stanford.edu/makespace/