08 octubre 2013

Lo primero, pensar

Los cambios y la incertidumbre propia de entornos complejos llevan a personas e instituciones a hacer muchas cosas. Se multiplican las acciones para lograr la atención, un bien escaso por el que compiten muchos.
Sin embargo, la velocidad, las prisas y la inmediatez no deben hacernos olvidar que lo primero es pensar y hay que hacer de la investigación un hábito. La investigación es todo un método de trabajo que podemos aplicar a múltiples actividades.
Una de las cosas que Alfonso Nieto siempre recordaba era la necesidad de buscar predecentes. Cuando le decíamos que algo era nuevo, respondía invariablemente con algo así como "busca, busca". En efecto, no solemos "inventar la pólvora": lo que sucede ha pasado antes. Por eso nos ayudan tanto las humanidades, la lectura pausada y el estudio.
El tiempo para la reflexión es crucial; investigar nunca es una pérdida de tiempo. Si dedicamos tiempo a estudiar a fondo las cuestiones, será más difícil que corramos hacia ninguna parte y nos limitemos a repetir lo que hacen otros. Pensar es lo primero.