05 abril 2011

De pasteles gigantes y soluciones de márketing


Aunque en publicidad tenemos la sensación de que todo está por hacer, la realidad aporta motivos para pensar que, en realidad, ya está todo inventado: cuando parece que acabamos de descubrir el marketing de guerrilla, el ambient márketing, el store marketing o la fuerza persuasiva de los eventos... descubrimos que ya en 1890, el evento publicitario de año no fue un anuncio, sino un pastel gigante ingeniado por Claude Hopkins.
Para relanzar la ventas de Cotosuet –un sustituto de la mantequilla y la manteca de cerdo–, Hopkins creó el pastel más grande del mundo, lo anunció por los periódicos, lo exhibió en una pastelería de NY y su éxito fue tal, que el día de la inauguración atrajo más de 100.000 personastal al local y tuvo que venir la policía a poner orden. El evento se reprodujo en las principales ciudades de los Estados Unidos, Cotosuet saltó a la fama y las ventas se multiplicaron.
Hopkins era lo que muchos profesionales de la publicidad aspiran ser: un solucionador de problemas de márketing. Un individuo que conjugaba a la perfección dos habilidades: comunicación e innovación. Precisamente, lo que tratamos de ser nosotros hoy día.